domingo, 28 de marzo de 2010

Melanco-dellin

Como una lluvia,
profunda,
pesada,
sobre mi,
cayó.

Fatigando mis hombros,
adormeciendo mis ojos,
bajando mi pulso,
sobre mi cayó.

Reviviendo,
un patético,
viejo,
estado,
sobre mi,
cayó.

Y todo perdió su color,
porque bajo el puño de la tristeza,
la vida agonizó.

0 comentarios:

Publicar un comentario